jueves, 6 de septiembre de 2007

Windows vista: un coñazo


Aunque me gusta mucho Microsoft, Windows Vista y el software privativo, creo que todos deberíamos poner los pies en la tierra, y aceptar la
aplastante_realidad.

En esta época da igual si sale Windows Vista Premium o Windows Vista Home, porque mientras ambas variantes (y otras menos populares
como el capado Windows Vista Starter Edition) requieren de hardware que cuesta fortunas, Linux y otros sistemas operativos libres se mantuvieron con requerimientos modestos,
que permiten sacarles provecho incluso en equipos con varios años de antiguedad. Es más incompatible, más costoso y sobre todo mucho más lento.

La realidad es que Windows Vista tiene poco que ofrecer al usuario promedio. El mismo usuario que observa sorprendido cómo su recién instalado Vista se arrastra en un ordenador donde
Windows XP se ejecutaba con normalidad. También soportará la frustración al saber por las malas que mucho software que usaba anteriormente ahora es incompatible con esta
versión. Microsoft lo ha vuelto a hacer: (intentar) vendernos el mismo producto mediocre una y otra vez.

Claaaro, entonces le sugieren a este pobre usuario que compra al menos un gigabyte de RAM, o que directamente tire su ordenador a la basura, y adquiera uno nuevo. ¿ Cuántos volvieron a
XP luego de eso ? ¿ Cuántos se decidieron a darle una mirada a Linux ? Muchos, muchísimos más de lo que imaginamos, me arriesgaría a afirmar.

Explíquenle al usuario porqué no podrá ver muchos archivos multimeda por culpa de las absurdas características de DRM que incorpora esta versión. También díganle que
en su Starter Edition (que le trajo su ordenador nuevo comprado en cadenas como Wall Mart) no puede tener más de tres ventanas abiertas, o una resolución mayor que
800 por 600, entre muchas otras limitaciones totalmente artificiales. Un coñazo, vamos.

Mientras Microsoft se jactaba de la nueva facilidad de uso y los vistosos efectos de escritorio de esta versión, Linux incorporaba de serie manejadores de ventanas como
Beryl o Compiz, que sin dudas dejan a Vista (e incluso al Exposé se MacOsX) aplastado como una cucaracha.

La prueba del fracaso de Windows Vista se ve cuando los fabricantes de ordenadores líderes en el mercado como Dell o HP vuelven a ofrecer Windows XP o sacan a la venta
equipos con Linux preinstalado. O las incontables corporaciones que adquieren equipos con Vista preinstalado y lo primero que hacen al sacarlos de la caja es cambiarles
el sistema operativo por uno más usable. Es solo cuestión de tiempo para que Linux o los BSD sean ofrecidos como una alternativa de lo más usual en todas las casas de
ordenadores.

Sigan defendiendo a Vista. Sigan defendiendo a un sistema operativo que se ofrece como "nuevo y mejorado" y la mayor novedad son los requerimientos exagerados de
hardware que se necesitan para hacerlo funcionar a una velocidad medianamente decente. Sigan queriéndonos vender un producto que no aporta prácticamente nada nuevo
y que por sí solo no cuenta con ninguna herramienta de productividad (mientras que cualquier distribución de Linux o BSD viene repleta de software) , y para peor, es
incompatible con mucho hardware/software existente. Sigan queriéndonos hacer creer que el DRM es lo más normal del mundo, intentando perpetuar una industria a la que se le pasó el arroz.

¿ Y tú ? ¿ Hasta dónde quieres que te dejen llegar hoy ?

Gracias por su atención.

2 comentarios:

Andrés Borbón dijo...

Muy buenas reflexiones. Creo que el punto clave es, por desgracia, que Microsoft ha querido revolucionar el mercado con Vista y que no ha hecho mas que quedar en ridículo ante todo el mundo. Yo tengo una computadora con Vista y le pienso cada que tengo que instalar algo nuevo, porque sé que será una lata. Estoy por mudarme de regreso a XP, que funcionaba mejor o a Linux, aunque tengo demasiado software indispensable para mí que no corre en esa plataforma.
Saludos

Andrés.

Retroferran dijo...

Clap, clap, clap, clap... Un aplauso por estas reflexiones.

Al final de cuentas el peor enemigo de Microsoft es Microsoft, desde el Windows Millennium.